¿De qué crees que te vas a arrepentir dentro de 10 años?

Antes de nada…¡Feliz año nuevo!

Empiezo 2019 con este “regalo” para meditar… 

– ¿De qué te arrepentirás dentro de 10 años?

Vaya preguntita.

He de reconocer que no es mía. Pero cuando me la formularon me sentí bastante incómodo…

Creo que es una pregunta con la que probablemente no se reaccionará igual a los 20, a los 30, a los 40 o a los 50…

Pero eso… ¿te has parado a pensar de qué te arrepentirás dentro de 10 años?.

Curioso: al final resulta que nos arrepentimos mucho más de lo que NO hemos hecho que de cualquier otra cosa.

Tengo que reconocer que esta entrada es un poco oportunista: aprovecha el comienzo de año (esas fechas que se inundan de fenomenales propósitos) para plantear una duda y provocar una reacción…

– ¿De qué te arrepentirás dentro de 10 años?

Párate a pensar: puede ser que ya te estés arrepintiendo de lo que no hiciste hace diez años… ese viaje que dejaste escapar, esa llamada que podría haber puesto las cosas en su sitio, esa amistad que dejaste escapar, esa locura que al fin y al cabo no era tan loca y no llegó nunca a ser sólo por el qué dirán…

Pero también, tal vez ahora hablarías mejor inglés… o en vez de haberte comprado aquel capricho dispondrías ahora de ese dinerillo que te vendría tan bien…

Yo empecé a invertir hace ya bastante tiempo. Pero el día que entendí cómo funcionaba todo esto, podéis creeros que me tiré de los pelos por no haber empezado mucho, muchísimo antes.

Hablar ahora de lo que no se hizo en el pasado es como el discurso del “analisto” financiero de turno explicando la debacle la compañía X, que estaba clarísimo que iba a la bancarrota pero que nadie lo vió. Tal vez ese curso que no hicimos, requería robar algunas horas al sueño. Ese cambio profesional dependía de ello, pero claro, había que ponerse manos a la obra.

Afortunadamente, tenemos una nueva oportunidad. Podemos trazar un nuevo plan. Diseñar un futuro con variaciones sobre lo que no espera si seguimos igual. Diez años es tiempo más que suficiente para dominar un nuevo idioma, o una afición, para ahorrar y hacer ese viaje, o para crear un pequeño patrimonio

– ¿De qué te arrepentirás dentro de 10 años?.

Haz un plan. Síguelo. Trabaja en él.

No es complicado. En la mayoría de los casos, una vez exista el plan, “sólo” requerirá constancia.

“Los primeros pasos no te llevan donde quieres ir, pero te sacan de donde quieres salir”.

Empieza a diseñarlo HOY.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *