¡Maldita inflación!

   No conozco ningún buscador de independencia financiera que no haga proyecciones sobre el futuro de su inversión. Es difícil resistirse a echar la cuenta de cómo estaré dentro de X años.

   Y si, el interés compuesto es un poderosísimo factor, pero desgraciadamente no lo dice todo.

   Además de la gran “mordida” de Papá Estado (el peor padre del mundo), está la inflación, que desgraciadamente para nosotros también se apoya en el interés compuesto para mermar nuestras inversiones.

   Una burda estadística dice que el poder adquisitivo del dinero se reduce en un 50% debido a la maldita inflación. Creo que no debe andar muy desencaminada.

   Y teniendo en cuenta estos factores es cuando nuestra proyección debería hacernos ver lo duro de nuestro plan: un prometedor inversor de 45 años, con intención de retirarse a los 65 años y una cartera de 100.000€, sobre la que hace un esfuerzo de aportación de 4.000€ anuales y obtiene una rentabilidad por dividendo del 3,5% que también revierte, incrementando un 4% anual su aportación, llegará a juntar (con una constancia que el transcurrir de la vida me permite tachar de dudosa credibilidad, y una linealidad en el mercado nunca vista) un millón de €uros al final de su estrategia. De ese millón, casi la mitad habrán sido aportaciones suyas. El resto, rentas. Y también, en ese momento obtendría unos 27.500€ de dividendos netos (después de un 21% de impuestos), con un poder adquisitivo que tras pasar por la “muela” de la inflación equivaldrían a poco más de 15.000€ netos…

   Mileurista a la vejez si Papá Estado no responde.

   Pero “más que muchos”, no te quepa la menor duda.

   Vaya, he caído en la trampa y se me ha escapado una proyección. Siento decirte que vale para bastante poco. El mundo real se encarga de hacer bailar las cifras hasta límites insospechados. Pero bueno, aunque sea una simple proyección, por lo menos va desmaquillada con unas pequeñas pinceladas de realismo (inflación e impuestos).

   Y con este ejemplo (cuestionable matemáticamente por dónde se le mire, lo sé), lejos de fomentar el desánimo, lo que pretendo es concienciar de la importancia de esas máximas que todo buscador de independencia financiera está harto de escuchar, pero sobre todo, de una:

                                      Empieza cuanto antes.

… y así, ¡lo tendrás mucho más fácil para llegar a ser (f)independiente!


P.D.- Los resultados se han obtenido con cálculos lineales y en base a los siguientes porcentajes:

Inflación:                                                              3,00%

Impuesto al dividendo:                                       21,00%

Tasa anual de incremento de dividendo:             7,00%

Tasa anual de crecimiento de la contribución:   4,00%

8 opiniones en “¡Maldita inflación!”

  1. Hola Fansworth,

    en mi proyección uso una inflación de 3,5%, cuanto más exigente el «estrés test» menos sorpresas negativas nos llevaremos.

    De esta manera, año a año, he ido mejorando la situación con respecto a lo previamente previsto.

    Psicologicamente, para mí, es mejor partir de unas estimaciones ajustadas y mejorarlas que a la inversa.

    Saludos.

    1. Hola IF Roberto Carlos,

      Interesante punto el de la «psicología»… creo que merece todo un estudio.

      Con respecto a la maldita inflación, la verdad es que hasta hace relativamente poco (donde durante muchísimos años la posibilidad e tener un valor negativo de IPC era prácticamente imposible), siempre me ha parecido un cuento. Leyendo los informes oficiales sobre los motivos de su aumento, me sucedían dos cosas: por un lado, el no compartir en absoluto el dato publicado, porque la experiencia real en mis carnes me decía que la vida se encarecía muchísimo más que lo reflejado en el indicador. Y por otro, los motivos del aumento, que en algunas ocasiones eran algo sí como «el aumento en el periodo se debe a las ventas de calzado y productos lácteos». ¿?¿?¿??¿?¿?¿?¿. Suena a broma, ¿no?. Pues eso.

      1. Hola Fanswort,

        yo no me fío tampoco de IPC real, pero lo tengo en cuenta para mis calculos, ya que «mi IPC» real es menor al real oficial. Seguramente, porque lo que más pondera en él, yo lo uso en menor medida.

        Saludos.

    1. Hola Jordi,

      Tengo pendiente añadir un enlace para suscribirse a las entradas. Mientras lo soluciono, si utilizas algún agregador de noticias, puedes utilizar la url del enlace de “RSS de las entradas” que hay al final de la página.

      Disculpa la molestia.

      1. Gracias por tu respuesta, estaría bien lo del enlace, la mayoría de blogs lo tienen, por cierto sigo muchas webs y blogs de Inversión en Dividendos de USA y Europa y el tuyo es de los más elegantes y con un diseño más trabajado, ¡Felicidades por el trabajo bien hecho y sigue así!

  2. La inflación se come mucho, pero bueno es saberlo de antemano, y seguir con la mayor fidelidad posible el buen camino. Lastima no haberlo conocido y empezado antes. Enhorabuena por tus artículos.
    Salvatierra

    1. Hola Salvatierra,

      La inflación es casi peor que la «mordida» que Papá Estado espera impaciente para dar a tu esfuerzo tan pronto como se te ocurra etirar un €uro del sistema. Y lo és, porque se rige exactamente por la misma regla en la que apoyamos muchas de las estrategias que utilizamos por aquí, y que es la del interés compuesto. Así que esa es la verdadera envergadura de ese poderoso enemigo.

      ¡Gracias por tu comentario!

Responder a Jordi Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *