Otro ejemplo real.

Si hace relativamente poco veíamos la historia inversora de “Miss Y”, en este caso debo agradecer a “Mister X” el haberme prestado sus datos para ilustrar este otro ejemplo real.

   El caso de “Mister X” es algo diferente: él sí que tiene espíritu inversor, y aunque no le apasiona el tema, está firmemente convencido de que la inversión es más obligación que decisión. Está de acuerdo conmigo en que no cree que Papá Estado (el peor padre del mundo), vaya a ser capaz de cumplir sus compromisos. Así que eso, está “obligado” a invertir.

   Y su historia pasa por un desengaño con la banca llamémosla “tradicional”. Un inicio de no saber bien, de dejarse aconsejar… y de sufrir una equivocación de esas que ahora, echando la vista atrás, él cataloga como “providencial”.

   Y es que la vida se las gasta así, y en ocasiones nada mejor que una lección de esas que no se olvida: unos cuantos miles que desaparecen al materializarse esa situación imposible en la que el patrimonio del fondo entonces perdería un X%. El “es prácticamente imposible que pase”, se traduce entonces en “era prácticamente imposible que sucediese, lo sentimos mucho, tal vez debería Vd. entonces mover sus activos restantes a productos de menor riesgo, y bla, bla, bla…”

   A “Mister X” le bastó esa única vez para comprender que estaba tratando con el enemigo. Con un lobo con piel de cordero. Con el zorro en el gallinero.

   Y entonces empezó una labor de investigación para intentar hacer las cosas de manera diferente.

   Y probó varias opciones, unas veces con inversiones virtuales, otras con pequeñas cantidades de dinero real, y perdió, y ganó y lo comido por lo servido…

   Y así fue hasta que, finalmente, “Mister X”, se topó con la filosofía inversora de los “Bogleheads”.

 Pero, como le digo yo, no todo es dinero, y la experiencia ganada tiene ya de por sí un valor añadido muy interesante.

   Y sobre todo, un resultado “material” que “Mister X” me ha permitido compartir con todos vosotros, y que en el momento de escribir este artículo tiene este aspecto:

misterx-boglehead-portfolio

   “Mister X” tiene esta cartera desde el año 2014, y su “experimento” (en €uros reales) dice que finalizará “en breve”. Una vez finalizado, tiene el firme convencimiento de ir traspasando poco a poco el resto de activos financieros a este modelo, porque es barato, porque es sencillo, y porque no le requiere casi ninguna atención. Simple y llanamente. Hasta el día de la fecha, “Mister X” sólo realiza una operación al año. Aporte y rebalanceo. ¡Una vez! ¡Al año!…

   Como última, pero valiosísima aportación de “Mister X” a esta entrada, nos aporta también la evolución de esta misma cartera en los años 2014 y 2015.

2014 misterx-boglehead-portfolio-1st-rebalance-2014      2015 misterx-boglehead-portfolio-2nd-rebalance-2015

   A estas alturas, “Mister X”, ya ha asumido que hay que “cambiar el paso”… y así lo refleja su forma de pensar: paradójicamente no le gusta una cartera tan verde. Se acerca la hora de su movimiento anual, y aunque no piensa faltar a su cita, eso le supone comprar caro…

   A “Mister X” le queda mucho camino. Pero tiene lo más valioso del mundo por delante: tiempo. Tiempo que suma a una experiencia adquirida muy voluntariosamente. Sufriendo o disfrutando las consecuencias de sus decisiones en sus propias carnes… o mejor dicho, en sus propios €uros. “Mister X” ya ha dado mucho más que un primer paso…

   No me cabe duda: así se camina hacia la (f)indepenencia.


   Desde aquí, mi agradecimiento a “Mister X” (nombre ficticio) por facilitarme sus extractos y permitirme publicarlos aquí. Y termino esta entrada con la promesa de mutua de continuarla en un futuro, comentando las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de este modelo.

9 opiniones en “Otro ejemplo real.”

  1. Hola (f)independencia,

    Me parecen genial este tipo de entradas más prácticas que teóricas en las que se puede ver que con un poco de sentido común se mejora lo que te puede prometer cualquier comercial en un banco (me temo que muchos de los directores de oficina bancaria no saben ni siquiera esto, o peor, lo saben pero se lo ocultan a sus clientes para venderles sus productos).

    Los ejercicios de transparencia son siempre buenos y ayudan mucho a que veamos cada uno de nosotros que esto de la libertad financiera es posible… el tema es que en España hablar de dinero, salario, inversiones es tabú. Tenemos que luchar contra eso aunque sea desde el anonimato que internet nos ofrece.

    Aprovecho para felicitarte por el blog, cuando le conocí me le leí de cabo a rabo -no tiene desperdicio- y enseguida me suscribí.

    Un saludo,

    Homo Investor.

    1. Hola HomoInvestor,

      Gracias por tu comentario.
      El verdadero mérito de la entrada y la transparencia absoluta (por no decir desnudez), en este caso, le corresponde a “Mister X”. Pero creo que un ejemplo real siempre es más motivador que sólo la teoría.
      En cuanto a los directores de oficina… pues bueno, para mal o para bien estamos ante un cambio de tal envergadura que la propia banca va a tener que cuestionarse su utilidad, bien sea porque la inteligencia artificial sea capaz de suplantar ese puesto., bien sea porque la relación humana se difumina con la irrupción de las comunicaciones via Internet, bien sea porque (los mil motivos que se nos ocurren)…

      Gracias por tu felicitación.

      1. Totalmente de acuerdo, la banca como la conocemos ahora va a desaparecer. La disrupción de la nueva oleada de fintech va a ser demoledora… en mi caso particular hace años que no piso una oficina física de un banco (salvo para muy contadas excepciones para ayudar a familiares) pero es cierto que todo lleva su ritmo.

        Saludos,

        HomoInvestor

  2. Que buen ejemplo para un ignorate de este tipo de inversión Por curiosidad, qué tipo de broker utiliza que tenga esos fondos y las comisiones sean las mínimas?

    1. Hola Jaimev,

      A nada que mires veras que hay bastantes brokers con los que es posible crear una cartera como la del ejemplo. Los datos concretos, en este caso, se han obtenido de una la cuenta de fondos de “Mister X” en SelfBank, pero no es objetivo de la entrada ni del blog pronunciarse o recomendar uno u otro broker. Cada inversor es un mundo, y la elección debe ser personal.

      ¡Gracias pro tu comentario!

  3. Hola, Fansworth,

    Los fondos que utiliza creo que son los mismos que utilizo yo pero… ¿sólo una aportación y rebalanceo al año?

    Yo planteé hacer una aportación mensual intentando balancear en esa aportación. Es decir, tengo una distribución ideal y aporto para aproximarme a esa distribución. El problema es que eso conlleva una dedicación mensual y soy por naturaleza muy perezoso, y lo acabo dejando.

    ¿Crees que con una aportación y rebalanceo al año o al semestre el resultado es igual? Pierdes un poco la diversificación temporal, ¿no? Además corres el peligro de que si cuando te toca la aportación la bolsa se ha disparado intentes esperar y jugar al market timing… En cambio haciéndolo mensualmente es más fácil ser disciplinado.

    ¿Cómo lo véis?

    Un abrazo,
    Czd

    1. Hola Cazadividendos,

      “Mister X” efectivamente lo hace así. Una única aportación al año que a su vez sirve de rebalanceo.
      La aportación única de “Mister X” se debe básicamente a dos motivos:
      – Por un lado, la suscripción mínima de cada fondo, que en este caso concreto es de 150€ (impuesto por el broker o la gestora del fondo). Si se quiere rebalancear “al centimo” sólo con aportaciones, lo suyo efectivamente es que la aportación al fondo que menos capital requiere debe ser, como poco, de ese importe. En el caso de que hubiese que aportar a todos los fondos, la cantidad mínima sería de 900€ (6*150), y esta cifra, para “Mister X” es complicado aportarla todos los meses.
      – Poro otro, “Mister X” tampoco quiere tener que andar revisando el “momento” de la inversión. Y con una única aportación, se ahorra todo ese “trabajo”… Sé además, que ese aporte y rebalanceo “Mister X” lo hace sistemáticamente el día de su santo. Independientemente de cómo esté el mercado.

      Desde mi punto de vista, este enfoque efectivamente es menos óptimo que realizar aportaciones más periódicas… (y la distribución, puede hacerse aportando a un único fondo -mejor uno de los de RF, para evitar sorpresas- y luego realizando traspasos al resto para no tener que aportar a todos cada vez) pero para el gusto se hicieron los colores… y por supuesto, también tiene mucho que decir la capacidad económica de cada uno.

      Una vez más, ¡gracias por tu comentario!

    2. Pues yo la verdad es que no veo nada descabellada la idea de aportar una sola vez al año. Si aportas demasiado a menudo estás siguiendo como un perrito faldero al índice comiéndote todas las subidas, al final obtienes el valor medio, que no está mal pero no creo que sea lo óptimo.

      Espaciando las entradas aprovechas mejor la volatilidad (que la habrá) comprando más de lo que más haya bajado, al menos es lo que yo hago aunque mis plazos son más chicos, cada cuatro meses más o menos. Nunca he rebalanceado porque con las cantidades ridiculas que yo me muevo me bastan las aportaciones para equilibrar.

      La idea en sí es simple, me planteo un porcentaje de cada fondo en el total de la cartera, y cuando aporto lo hago solo en los que bajaron más de la cuenta (o no subieron tanto) para que sigan con los porcentajes iniciales. Como soy un perro redomado me he hecho hasta una hoja de cálculo en la que meto la cantidad que voy a ingresar y ella sola me dice cuánto tengo que meter en qué fondo 🙂

      Por cierto, nunca he escrito aquí y no quería hacerlo por primera vez sin felicitar a ambos por vuestros blogs. Los visito a menudo y me encantan. Sí, conocí éste por el de Czd.

      1. Herzo,

        La única idea descabellada sería… (¡adivinaste!) ¡no hacer nada!.

        Luego, todo es comprensible: unas veces porque no se pueda, otras sencillamente porque no se quiera. Como he dicho en la entrada, mi acercamiento a la inversión pasa por aportaciones con más periodicidad, pero en ocasiones si veo interesante él “acumular hasta poder”. De hecho, casi todo los inversores en bolsa que empiezan de cero que yo conozco, empezaron acumulando para comprar una suma que no se vea tan gravada por la comisión de la operación). En aportación a una cartera de fondos indexados, el efecto conseguido es menos práctico… y con un efecto de diversificación temporal normalmente poco perceptible y muy sujeto a la fluctuación del año. Pero cada céntimo cuenta, y efectivamente “estar mirando” puede hacer que veamos puntos de entrada claros que permitan hacer aportaciones en índices a la baja. Y ahí estaría la ventaja.

        Y sí, tengo que agradecer a CZD su gran labor de difusión. Fantástico blog.

        ¡Bienvenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *