¡Uy! Eso es muy arriesgado.

– ¡Uy! Eso es muy arriesgado…

   Esta expresión la conoces. La has oído más de una vez. Y más de dos.  Es más, a estas alturas de la película ya ni te sorprende oírla… Ni te sorprende que te la diga alguien que sabes a ciencia cierta que no ha invertido jamás… Invertir con todas las letras, quero decir. No dejar que el dinero esté a verlas venir en una cuenta de váyase a saber qué color…

   ¿Realmente es arriesgado o más bien lo son las personas? ¿Son peligrosas las cerillas…? ¿O son más peligrosos quien las utilizan?

   Todos nos hemos quemado alguna vez, no me cabe la menor duda. Y todos hemos aprendido, de alguna manera, las “reglas del fuego”. Es una gran verdad que “el que juega con fuego, se quema”… las cerillas vienen sin instrucciones, y ahí estamos, haciendo barbacoas.

   En el las habilidades financieras, pero también en las técnicas y las interpersonales -los tres pilares de la (f)independencia-, incluso la gente que no se ha quemado nunca, nos previene…

   Y nos damos cuenta de que pasa algo parecido a esto…

<< Un grupo de científicos encerró a cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de plátanos.

   Cuando uno de los monos subía la escalera para agarrar los plátanos los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que se quedaban en el suelo.

   Pasado algún tiempo, los monos aprendieron la relación entre la escalera y el agua, de modo que cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo molían a palos.

   Después de haberse repetido varias veces la experiencia, ningún mono osaba subir la escalera, a pesar de la tentación de los plátanos.

   Entonces, los científicos sustituyeron a uno de los monos por otro nuevo.

   Lo primero que hizo el mono novato nada más ver los plátanos fue subir la escalera. Los otros, rápidamente, le bajaron y le pegaron antes de que saliera el agua fría sobre ellos.

   Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo nunca más subió por la escalera.

   Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió lo mismo con el que entró en su lugar.

   El primer sustituido participó con especial entusiasmo en la paliza al nuevo.

   Un tercero fue cambiado, y se repitió el suceso.

   El cuarto, y finalmente el quinto de los monos originales fueron sustituidos también por otros nuevos.

   Los científicos se quedaron con un grupo de cinco monos que, a pesar de no haber recibido nunca una ducha de agua fría, continuaban golpeando a aquél que intentaba llegar hasta los plátanos.

   Si fuera posible preguntar a alguno de ellos por qué pegaban con tanto ímpetu al que subía a por los plátanos, con certeza ésta sería la respuesta: “No lo sé. Aquí, las cosas siempre se han hecho así”.>>

   Lo dicho, que tengas cuidado, que eso es muy arriesgado.

10 opiniones en “¡Uy! Eso es muy arriesgado.”

  1. Lo peor de todo es que esa falsa creencia, lo de que es muy arriesgado, lo llevamos grabado a fuego. Hace un tiempo le comentaba a un compañero que comprar medio Ibex a precios actuales era apuesta segura a tres o cuatro años vista, le enseñé gráficas de los últimos años, le mostré las cotizaciones de bluechips que cotizaban a menos de la mitad de lo que habían cotizado hace cuatro o cinco años, pero él seguía con la cantinela de que era arriesgado

    Bueno, miento. La falsa creencia no es lo peor, lo peor es que te niegues a abrir los ojos antes las evidencias.

    Un abrazo,
    Czd

    1. Hola Cazadividendos,
      Todo un honor volverte a tener por aquí. Efectivamente, ni las evidencias son suficientes para desarraigar una convicción que no termino de entender bien cómo ha calado tanto y en tantos. Tal vez sea por la “aversión a la pérdida”, que supera con creces a la satisfacción por la ganancia. Me inclino a creer esto después de leer el libro “Pensar rápido, pensar despacio” (de Daniel Kahneman). Si te interesa el tema y quieres hallar algunas respuestas, te recomiendo mucho su lectura. Si no lo has leído, verás que es un libro muy revelador. Y trata su tema de fondo (psicología del modelo racional de la toma de decisiones) de forma magistral. Es uno de esos libros que te cambian, como poco, la manera de enfrentarte a las cosas de la vida. No me cabe la menor duda de que una mente como la tuya sacará partido a esta lectura.
      Lo dicho, todo un honor. Y mil gracias por tu comentario.

      1. Hola, Fansworth

        Acabo de descargarme el libro de Daniel Kahneman. A ver si encuentro tiempo para leerlo. Me parece que estoy poniendo demasiadas esperanzas en el verano y no tendré tiempo ni para la mitad de cosas que quiero hacer jajaja

        Un abrazo,
        Czd

        1. Hola Cazadividendos,

          Sin prisa, pero sin pausa. Y si el verano te impide algún plan, será porque otro más apasionante te lo estará impidiendo. No me cabe la menor duda.
          Para el gusto se hicieron los colores, pero la lectura de ese libro en cuestión, en mi caso concreto, me ha permitido, como poco, ver las cosas de otra manera. Y ser capaz de entender cómo la manera de formular una pregunta es capaz de condicionar tu respuesta, cómo funcionan muchos mecanismos publicitarios, en qué nos basamos y cómo nos enfrentamos a escenarios de incertidumbre en los que tenemos que tomar alguna decisión, o por qué el sacrificio actual de la búsqueda de la (f)independencia merecerá la pena…

          ¡Gracias por el comentario!

  2. Buenas,

    Me sabe un poco mal por los monos pero… que buena metafora! Realmente no veo muy de experimento científico la descripción “moler a palos” pero he reído un rato jaja.
    No se si os pasará también, pero yo me encuento con gente que al sacar el tema parecen interesarse por cómo funciona la bolsa, te preguntan… pero al final te sueltan la coletilla “ya, pero prefiero una cuenta de banco. En la bolsa puedes perderlo todo”. Claro que si, y en un banco también, sino que busquen en google que és un corralito. Somos más primates de lo que creemos…

    Saludos!

    1. Hola Eterno Aprendiz,
      Gracias por tu comentario. Es verdad, aunque yo creo que, más que interés por la bolsa, lo que hay es interés por el dinero rápido sin una contrapartida… Quiero decir, que la sola posibilidad de la fluctuación (ni siquiera de una pérdida consolidada) es más que suficiente para dejar fuera de juego a muchos “interesados”. Y aunque nosotros ya hayamos experimentado esa sensación, y veamos nuestra búsqueda como algo más seguro que “una cuenta de banco”, es difícil transmitir nuestra seguridad. A veces creo que es como tratar de explicar a un noruego la gracia de Chiquito de la Calzada. Complicado.

  3. Un ejemplo simple y sabio.

    Enhorabuena por recordarnos lo “arriesgado” que es invertir. De hecho, es tan arriesgado, que podrías llegar hasta dejar el trabajo (porque eres libre y no tienes que obedecer a nadie).

    Saludos.

    1. Hola Dividendo Rentable,
      Muchas gracias por tu comentario. Efectivamente, debe ser que mi fortuna pende de un hilo y mi riesgo coronario vive pendiente de los vaivenes del mercado… Y mientras pasa todo esto, mi plan financiero permite (por poner un ejemplo cualquiera): (fase 1) conseguir que mi ingreso sea mayor que mi gasto, (fase 2) deshacerme de deudas y no adquirir deudas nuevas, (fase 3) crear un fondo de emergencia y establecer unos objetivos, (fase 4) invertir en acciones o fondos indexados, (fase 5) reinvertir y optimizar la fiscalidad y (fase 6) ¡ser (f)independiente!.
      ¡Uy!, ¡mejor no… qué es muy arriesgado!

  4. Hola Fansworth,

    arriesgado es no hacer nada, dejar pasar el tiempo y creer que el estado proveerá.

    Saludos.

    1. Hola IF Roberto Carlos,

      Se puede decir más alto, pero no más claro. Cuando he tratado ese asunto en alguna tertulia, escucho la preocupación de la gente, que es enorme, y sin embargo… no sé bien por qué… hay un efecto como de bloqueo, y salvo algunos planes de pensiones… casi nadie hace nada. Esto es lo que realmente me sorprende… Sabemos que si no giramos el volante, chocar contra el muro del fondo va a ser inevitable. Y en lugar de hacer lo instintivo.. ¡estamos pensando en quien nos curará las heridas!. Mi no entender.

      ¡Gracias de nuevo por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *